Hidráulica
Simbología
Componentes
Cilindros
Válvulas
Bombas
Motores
Esquemas
Mapa web


Central hidráulica
Depósito
Acumulador
Tipos acumuladores


Depósito hidráulico

deposito hidraulico

Tanto el gráfico de la página de la central hidráulica como el gráfico aquí representado, se complementan. Es decir, las centrales hidráulicas necesitan de un depósito de fluido, y los depósitos necesitan de un motor eléctrico y una bomba hidráulica para hacer circular el fluido. Como ya expliqué en la página anterior, todo dependerá de la máquina a la que se alimente.

Una de las funciones del depósito es la de preparar o adecuar el fluido, para ello tiene que ser capaz de mantener o proporcionar ciertas características al fluido, la temperatura, la limpieza, la presión necesaria. De igual modo, el depósito debe ser capaz de separar el agua y el aire que arrastre consigo el fluido. Para poder efectuar dichas tareas, un depósito debe incorporar los siguientes sistemas:

1. Filtrado. Diferentes filtros que eliminarán tanto las partículas sólidas contaminantes y el agua.
2. Calentador o refrigerador. El depósito tiene que ser capaz de mantener la temperatura ideal para un mejor aprovechamiento de la viscosidad del fluido. Los fluidos pierden sus propiedades si se les varía su viscosidad. Asimismo, otros componentes del circuito hidráulico, se podrían ver afectados por los trabajos a temperaturas inadecuadas, como pueden ser distribuidores, cilindros, etc.
3. Almacenamiento. El depósito debe ser capaz de almacenar todo el fluido, teniendo en cuenta que podrían existir gases, agua y dilatación del fluido por los cambios térmicos. Para ello, es aconsejable tener un 15 % del depósito vacio.
4. Volumen de trabajo. El volumen de trabajo del depósito debe ser de tres a cuatro veces el caudal de la bomba.
5. Constitución interior. El depósito ha de ser construido interiormente de tal manera que no contamine el fluido y no tenga fugas. Para ello se utilizan aleaciones especiales o el material empleado tener un tratamiento especial.

Los depósitos pueden ser de dos tipos:

1. Abiertos. Cuando están expuestos a la presión atmosférica.
2. Cerrados. Pueden tener presión o no, dependerá si trabajan con bomba o no. No siempre encontraremos el motor eléctrico y la bomba hidráulica en el propio depósito, a veces estarán en las inmediaciones.